En un rincón de mi alma // Crónica de una emancipación anunciada.







Crónica de una emancipación anunciada.
Por: Martín Licona.











Al cortar de tajo lo que nos lastima, uno debe sentirse liberado, hasta feliz. No siempre pasa así, estamos tan acostumbrados al maltrato que lo extrañamos, que la falta de aquello que nos lastima, nos lastima más todavía. Yo ando por las calles exigiendo al gobierno un trato digno, exigiendo equidad, justicia. Yo no soy justo conmigo, y es que, acabo de descubrir que aquello por lo que peleo, no lo tengo para mí. Debo ser coherente, por eso es que no puedo permitir que alguien me pise, no soy el juguete de nadie, nadie va a cortar mis alas para ponerme un grillete, no voy a permitir tratos indignos ni egoísmos absurdos, ni para mí, ni para mi pueblo. Habría que hacer una marcha contra este injusto cariño que te tengo, debería cerrar todas las avenidas que lleven a tu recuerdo, un plantón en cada rincón donde fuimos nada, un paro cívico emocional. Lucharé con el fuego de mi vientre contra la pobreza, aunque sea de sentimientos. Tengo una inmensa capacidad de amar, orgulloso estoy de ello y no dejaré que nadie lo mate porque el día que no pueda querer estaré muerto en vida. La lucha sigue y seguirá, solo cambiaste de bando, ahora estás con lo que debo derrotar. Hasta la victoria... siempre.

Comentarios