Correspondencias muertas // Carta enviada desde Chile.







Carta enviada desde Chile.









No entiendo nada.
Hace muchos días que la humedad que desprendió tu cuerpo al dormir junto a mi se evaporó, traté de no arreglar la cama para siquiera así guardar un poquito de tu olor, pero cruel el tiempo lo desvaneció, lo borró como aquella ola se llevó nuestros nombres en el mar.
Volverías dijiste esa vez, aprender inglés tu sueño es, disfrazado de probar otro aire que te siente más.
Feliz cada que alguien me dice leerte es como te ve, dejaste un lastre te gusta expresar, tu victoria te gusta presumir.
Mis dedos, a los cuales suavemente les pedías tu cuerpo y tu carita recorrer, hoy revuelven las canas nuevas, que mi misión y mis grilletes han hecho crecer.
Imágenes tuyas que me lastiman, cicatrices en mi inconsciente, tu con otra persona, yo con mi memoria, solo y tu crees que indiferente; ¡por favor tonta! ¿dime tu quien te sientes?
Un día en tu supuesta felicidad, me pides que te clave mejor los dientes, en ese segundo eterno mi corazón y mi mente se paralizan, ¡que bonita te ves! contesta mi sangre deprisa; ¿que hago? pienso, mientras de nervios ahogo una sonrisa.
Vivo en una ciudad acostumbrada a los temblores, pero esta vez el epicentro es mi lóbulo frontal, ni yo, ni la gran Santiago esta preparada para este tipo de horrores.
En el instante se agolpan en mi mente tantos recuerdos pero en mis oídos sólo escucho mi voz en una grabación, la cual me da pena, yo recitando para ti un poema de Neruda, que fea voz tengo; ¡no importa! todo era para poder tenerte cerca una vez más junto a mi, como más me gustas; desnuda.
Regreso a la realidad y pienso en ti, no entiendo nada, ¿qué contestarte? ¡no sé! disculpame, pero he de confesarte como buen mexicano ¡me esta llevando la...!
No sé como se llama el juego, y no entiendo las reglas, tu repartiste las cartas, pero sabes que en esto que tu juegas, no hay ganador, es necio intentar y el dolor insiste, en quererme decir ¿sabes?,hace mucho perdiste.
Era solo un año, mismo tiempo que tú impusiste, creo que debes recordar; pero sola tú no sabes estar, ¡los vacíos emocionales con carne no se deben llenar! eres cruel porque sabes que a pesar de todo lo que por ti no hice, con toda mi alma te extraño Venice.
JAHT

Comentarios