En un rincón de mi alma // Mi mujer.












Mi mujer.
Por: Martín Licona.









Sollozante la noche nos dio la espalda,
una brisa ligera me hizo despertar al alba,
en cambio tu cuerpo desnudo,
semejante al más hermoso paisaje,
parecía no inquietarse ante el calor del día.

Tus labios finos, cansados de besarme,
parecían diluirse entre mi almohada.
Te juro por dios,
que ni la estrella más bella
era siquiera comparable
con la imagen de tenerte vulnerable ante mis ojos.

El sol siguió su peregrinar entre las horas,
tú dormida empalmando sueños
y yo divagando en tu fino mármol,
no me cansaba de tocar tus silencios,
de besarte las piernas tan suavemente
como la lluvia besa la  arena.

En paz tu alma regresó del sueño
a ese cuerpo que amorosamente ultrajaba.
Una sonrisa se despertó,
tus vitrales de mar vieron la luz
y después de un suspiro
se le ocurre a tu voz decirme que me ama.

Caminé por entre tus paisajes
durante horas que parecían eternidad,
recorrí desde la montaña de tu andar
hasta la cascada de rizos dorados.
Me detenía para comer de tu pan,
para tomar de tu agua,
para robar de tu sabia la inocencia de la vida.

La tarde llegó con su andar melancólico
cuando nuestros cuerpos en libertad se amaban,
cuando tu cara se rociaba con la lluvia de mi cara
y tu vientre, ardiente y entregado,
cobijaba sueños y locuras.

Una sombra maternal entró a mi ventana,
y quitó del horizonte los amarillos y naranjas.
Había llegado la noche,
con la encomienda de llevarse lo que es de ella.
Vio en ti el deseo de quedarte
despierta y amada entre mis brazos,
maldigo el egoísmo de la noche
que no te dejó suspirar a mi lado.

Una aurora de luz ciñó tu desnudes,
mis besos ahogados en llanto te dijeron adiós,
tu cuerpo se desprendió de entre mis brazos
y flotando por mi alcoba volaste hacia los cielos.
Volviste a donde perteneces;
al firmamento.

El tiempo ha pasado con peso de plomo
y aún tengo encendida la esperanza,
que tú, Luna,
recuerdes que un día fuiste mujer
y regreses a mis brazos
de donde injustamente te arrancaron.


Comentarios

Publicar un comentario