En un rincón de mi alma // Mi religión, tu cuerpo.






Mi religión, tu cuerpo.
Por: Martín Licona.









Regresar al templo, entrar de rodillas ante tu divinidad
y en un espasmo arrojarnos al mar.
Con el rosario de tus suavidades cuento rezos, letanías
y lleno el silencio con tus silabas.
Marchan procesiones, peregrinos húmedos sin espinas
y en placentera resurrección, su agonía.
Me castigo con los látigos de tus uñas, por mis culpas,
por la culpa estéril  de quererte mía.
Bajo de la cruz tu cuerpo mutilado de besos y caricias,
mi cuerpo es el sudario donde te magnificas.
Como de tu pan y bebo de tu vino en sagrada eucaristía,
en purificación de mi alma bebiendo de tu oscura reliquia.
El ojo de dios me mira y me convierto en piedra,
“Que la paz esté sobre tu vientre, que me mate tu belleza sobre la cruz”.



Comentarios