Ejercicio 2



EJERCICIO 2

Me he cansado.
Me he cansado de dibujar,
bajo la basura y detrás de las estrellas,
una razón para dejar mi soledad.
Soy un gato vagabundo,
un pañuelo a media calle,
el abrazo que se queda extendido.

Pero aún la guadaña de la traición,
aún el amargo ron de tu abandono,
aún las noches de llanas penas,
aún los motivos que se pudren
en el recuerdo de un: nosotros.
Aún mi enfermiza distancia,
mi indolencia, la media cara descubierta,
aún mi sombra y mi apatía,
aún elijo amar.

Amar por encima del sucio plumaje de mis días,
amar aunque se conjugue en pasado,
amar el buen tiempo de tus besos,
amar las noches de sudor y seda.
Amar lo amable:
tu lunar, tus pasos,
tu caricia, tu locura,
tus arrebatos
o tu incapacidad de amarme.

Elijo amar
porque mi llanto tendrá un justificado reclamo,
porque de mi pecho no brotan alacranes.
De mi pecho brotan peces
y el arrullo de un cielo estrellado.

Podré estar solo
y guardar el silencio de mi pena,
Podré andar de corazón roto
por cada noche de mi larga vida.
Podré estar herido hasta el borde de la lástima
pero nunca dejaré de intentar
porque de todo lo que podría hacer con mi dolor
yo elijo amar.

Comentarios